26 febrero, 2019 vall

Tiendas de campaña de estructura permanente desmontable

En Vall estamos constantemente abogando por la innovación y hace unos días aparecía en el mercado de la construcción y arquitectura el diseño de una tienda de campaña de estructura permanente en madera diseñada por los ingenieros norteamericanos Phil Parr y Harry Gesner que nos ha llamado especialmente la atención.

Desde hace unas décadas, y debido al movimiento y retos del nuevo siglo como pueden ser afrontar el movimiento, el nomadismo, la globalización, la nuevas comunicaciones; la construcción en concreto ha tenido que enfrentarse a su gran razón de ser: su estructura. No es fácil puesto que tratándose de construcción, la estructura es el pilar base donde se asientan toda idea. No obstante, si bien la tradición clásica ha tendido hacia un asentamiento, hacia una verticalidad de los cimientos que nos atara bien a un lugar, a una tierra, vemos como poco a poco la necesidad de movimiento se ha ido convirtiendo en la línea a seguir para la evolución del sector.

Además sigue llamando la atención cómo ambas sintonías, a saber, nomadismo y permanencia, se siguen conjugando y ponen en juego el hecho de que no debemos dar nada por sentado, hay que innovar y, sobre todo, ofrecer las mejores opciones al mercado para mejorar.

En este caso la llamada Autonomous Tent está inspirada en las yurtas mongolas (una vivienda tradicional de Mongolia) y, a pesar de ser concebida como una tienda de campaña permanente, esta ideada con el objetivo de ser montada y desmontada en tan solo unos días por la empresa estadounidense Autonomous Tent Co.

Llama la atención su estructura en madera, su modernismo y sus acabados, pero sobre todo su cubierta en lona en abanico que trata de continuar las líneas sinuosas del paisaje.

La tienda está diseñada con techos altos y amplios espacios con acabados en carpintería exterior e interior en madera respetando el ecosistema. Los clientes pueden personalizar el espacio como por ejemplo seleccionando la tela, el aislamiento o la distribución de los espacios permitiendo además que se adapte a todo tipo de necesidades, e incluso, comerciales como eventos, meditaciones de yoga, fiestas, salas de reunión o incluso como hotel. Sus ensamblajes se estructuran como un acordeón permitiendo su extensión hasta de 20 módulos que pueden llegar a hacer los 100 metros cuadrados.

En Vall, siguiendo propósitos semejante a los de estos ingenieros y arquitectos de este singular diseño, diseñamos, fabricamos y montamos desde hace más de 25 años y con este mismo objetivo o propósito todo tipo de naves industriales desmontables renovando el sector y adaptándonos mediante ingeniería, talento y diseño a los nuevos retos del sector.

Fotografías: Kodiak Greenwood.