7 noviembre, 2019 Carles Vall

Naves desmontables para proteger materiales y a las personas

Proteger es la principal función de una edificación, también de una nave desmontable. Toda nave debe proteger la maquinaria y los materiales que contiene y, sobre todo, proteger a las personas que trabajan dentro.

in embargo, para procurar la mejor protección, es necesario conocer la finalidad y la ubicación de dicha nave. Y en Grup Vall tuvimos el placer de proveer a Cartonatges del Segre con una de nuestras naves de acero, para proteger su delicado material y aportar un ambiente seguro de trabajo.

Cartonatges del Segre es una empresa referente en el sector del cartón, un material especialmente sensible al fuego y al agua. Como empresa fabricante, Cartonatges del Segre necesitaba una base logística para almacenar y gestionar su producción. Un lugar que, además, sirviera de punto de partida para distribuir sus productos. A las necesidades de la empresa se unían las condiciones de la localización que, en este caso, se trataba de una zona expuesta al viento, al frío e, incluso, a la nieve.

banner-blog-ENG-CONCEPTO

Con todos estos datos en mente, Grup Vall llevó a cabo la construcción de una nave desmontable de más de 3.000 metros cuadrados. El área principal de trabajo se complementó con una zona de vestuarios que facilitara la incorporación de las personas a sus puestos de trabajo.

El principal objetivo de esta construcción fue garantizar la correcta conservación del delicado material y proporcionar un espacio confortable de trabajo. Para ello, se diseñó una estructura de acero recubierta de panel sándwich. Esto proporcionaba a la nave gran resistencia, estanqueidad y aislamiento térmico.

Se combinó con una cubierta de lona de PVC con cámara de aire estanca, ligeramente presurizada, que aporta gran resistencia frente al viento. El factor K de aislamiento térmico que aporta esta cubierta es similar al que ofrece una pared de ladrillo de unos treinta centímetros de grosor.

Por otro lado, la capacidad inflamable del material que se almacena en el interior del edificio requería de medidas específicas para afrontar la posibilidad de incendio. Por eso, en este caso, las soluciones utilizadas corresponden a la clasificación Bs2d0 de reacción al fuego, es decir, de baja inflamabilidad. Y se incluyeron, en la estructura, 11 puertas de emergencia con un nivel de resistencia al fuego EI60, para agilizar la evacuación de las personas que se encuentren en el recinto y garantizar, así, su seguridad.

Grup Vall se compromete, con soluciones de este tipo, no sólo a garantizar espacios funcionales y agradables para las personas, sino que, también, aportan un entorno seguro de trabajo.

firma-Carles-grupvall