11 febrero, 2020 Carles Vall

Las ventajas del acero en la nave industrial desmontable

Las ventajas del acero en la nave industrial desmontable: El aluminio es el material estructural estrella de las naves y carpas industriales desmontables. Es ligero, flexible y barato. Muchas veces se convierte en la opción ideal para una nave desmontable de uso limitado en el tiempo. Incluso, como ya os hemos explicado en publicaciones anteriores, con una buena aplicación, puede convertirse en una opción suficientemente resistente para soportar climas adversos.

Sin embargo, a lo largo de nuestra trayectoria, en VALL nos hemos encontrado muchos casos en los que las prestaciones del aluminio no eran suficientes.

Las ventajas del acero en la nave industrial desmontable

Por eso, hace años ya que VALL incorpora el acero como material estructural, para abarcar todas esas necesidades que el aluminio no puede cubrir. Somos pioneros en España implementando este tipo de naves y carpas desmontables y, aún hoy, somos los únicos que construyen este tipo de producto en el país.

Pero, ¿qué ofrece el acero que no aporta el aluminio?

La principal razón por la que decidimos incorporar el acero a nuestra gama de productos es su gran resistencia y durabilidad.

Muchos de los proyectos que se nos han encargado a lo largo de nuestra trayectoria profesional necesitaban perdurar en un tiempo indefinido, no limitado, de tiempo. Debíamos construir carpas industriales y naves desmontables prácticamente permanentes. Y las naves desmontables de acero pueden llegar a ofrecer prestaciones muy similares a las naves de obra, en cuanto a calidad, seguridad y versatilidad, con la ventaja de no necesitar cimentación.

banner-ecospace

Sin mantenimiento

El mantenimiento que necesitan, con los años, es escaso, y soportan sin problema climas adversos, y el azote de la sal y la humedad de los puertos y las zonas costeras.

Para ello, colocamos lastres externos, fijados a cada una de sus aristas, en posición triangulada, para aumentar la estabilidad de la estructura.

Las ventajas del acero en la nave industrial desmontable

La otra gran aportación del acero a las naves desmontables es el espacio. La resistencia y dureza del acero permiten crear estructuras diáfanas inmensas, sin necesidad de pilares, columnas u otros refuerzos que limiten el espacio interno. Son perfectas para naves de almacenaje y logística, minería, recintos feriales, centros deportivos cubiertos de gran tamaño, etc.

No siempre es la opción que recomendamos a nuestros clientes, puesto que se trata de un material sensiblemente más caro que no siempre aporta un aumento en las prestaciones de nuestras naves desmontables. Pero cuando un proyecto cuenta con unas necesidades específicas que solo el acero puede cubrir, en VALL somos los únicos que podemos aplicarlo con eficiencia y pleno conocimiento de sus usos.

En VALL siempre analizamos en detalle todos nuestros proyectos para aplicar los mejores materiales en cada caso y suplir las necesidades de perdurabilidad, resistencia y capacidad, al precio más optimizado posible.

firma Carles Vall