16 julio, 2019 Roger Vall

Las ventajas de la arquitectura textil

La arquitectura textil ha demostrado ser la más versátil a nivel estético, comparado con el resto de materiales utilizados en el sector de la arquitectura.

La arquitectura textil se ha convertido en la gran protagonista de recintos deportivos, plazas de toros. Es el elemento más característico del Aeropuerto Internacional Rey Abdulaziz de Arabia Saudita, cuyo techo es una extensión de carpas de tela.

Algunas ventajas.

La más obvia: es el medio que mejor aprovecha la luz diurna. Mucho mejor que el vidrio o el cristal. Estos materiales permiten el paso casi íntegro de la luz, en forma de rayo directo, provocando deslumbramiento, reflejos y sombras pronunciadas.

El textil permite el traspaso de entre un 17% y un 30% de la cantidad de la luz y, además, lo hace de manera difusa, homogeneizando su distribución en el interior del espacio. Evita los reflejos, los deslumbramientos y demás molestias, tanto dentro de la estructura como en el entorno que lo rodea.

Esta condición no sólo mejora el ahorro energético, también incide sobre las condiciones térmicas de la construcción, especialmente frente a las altas temperaturas que puede provocar la incidencia directa de la luz, suponiendo una solución muy recomendable en zonas tropicales o de intenso calor.

Pero esta cualidad térmica se dispara en el nuevo uso de la arquitectura textil en forma de cubiertas para fachadas.

Este uso se da en edificios con fachada de cristal, y consiste en crear una pantalla textil de tamaño similar a dicha fachada, enfrentándola a ésta. Entre ambos muros, queda un espacio que se convierte en una gran cámara de aire.

Esta cámara de aire es la que mejora sustancialmente la cualidad térmica del edificio. En verano, el muro textil bloquea entre el 70% y el 95% del calor solar, suponiendo un ahorro energético de hasta el 60%. En invierno, reduce entre el 15% y 18% la fuga de calor del edificio.

Además, esta cámara de aire suma una importante mejora acústica, aumentando la amortiguación de ruidos externos, y optimiza la resistencia del edificio frente a condiciones meteorológicas, protegiendo la fachada rígida de la fuerza del viento o la lluvia, gracias a la cobertura textil flexible y permeable.

Calidad lumínica

A todas estas nuevas ventajas, se suma la gran cualidad lumínica de la arquitectura textil: la propagación difusa de la luz y la eliminación de las molestias causadas por la incidencia directa de ésta.

En Grup Vall tomamos nota de todas las nuevas ventajas que se descubren en torno a uno de nuestros materiales estrella. Así podemos implementarlo de la manera más óptima posible, potenciando sus cualidades en cada una de nuestras construcciones.

,