25 abril, 2019 Carles Vall

El «tú» en tu espacio: con qué equipar una nave desmontable.

La versatilidad y posibilidades que ofrece una estructura desmontable son muchas en cuanto a tamaño, configuración y utilidad, de manera que más que una opción es una apuesta segura en muchas situaciones personales y laborales. Es rápido, confiable y rentable.

Sin embargo, disponer de este recurso va más allá de levantar cuatro paredes y un techo, sobre todo cuando estamos hablando de necesidades muy concretas que damos por sentado en construcciones permanentes. Para sacar el máximo partido a nuestra estructura, no debemos olvidar que, más allá del tamaño y el lugar de emplazamiento, hay otras particularidades que requieren nuestra atención.


A veces pasamos por alto que nuestra estructura desmontable, sobre todo si es opaca o la hemos habilitado para un evento nocturno, precisará de un sistema de iluminación funcional y fiable. Es posible que el uso que le vayamos a dar requiera la instalación de luces de emergencia. ¿Qué decir si, además, queremos introducir indicaciones luminosas en una estructura especialmente grande y ocupada? Se hace necesaria una instalación acorde a las particularidades del espacio, adaptada a la función que se le va a dar.

Por otra parte, elegir opacidad o transparencia no basta en ocasiones para protegerse del clima. Tras valorar las inclemencias que va a soportar la estructura durante el tiempo que permanezca en pie, podemos vernos en la situación de tener que prepararnos para lluvias torrenciales, vientos fuertes, un calor intenso o, por el contrario, frías temperaturas. Podemos estar prevenidos ante estas eventualidades con estructuras de protección y equipos de climatización adecuados, siempre adaptados al espacio y sus necesidades.

Incluso algo tan simple como la entrada o entradas resulta de vital importancia y un dato relevante. Los vehículos necesitarán un acceso independiente al de las personas, y también tendremos en cuenta si se espera un movimiento importante de gente entrando y saliendo o si solo sucederá en momentos puntuales. También existe la posibilidad de necesitar una rampa o plataforma para nuestra nave.

Las estructuras desmontables pueden prepararse para solventar cualquier circunstancia imprevista, lo que se suma a las bondades que ofrece y que mencionábamos en primer lugar. Un espacio preparado garantiza el éxito y la conveniencia de su utilización, así como los proyectos en marcha que puede albergar.

Es por esto que Vall tiene en cuenta hasta el último detalle en las soluciones en estructuras desmontables que ofrece y pone a disposición de sus clientes su experiencia y productos accesorios de calidad, adaptados para cada situación particular que puedan enfrentar.