10 diciembre, 2019 Carles Vall

El espacio útil de una gran nave industrial desmontable

En VALL hemos construido naves industriales desmontables de todo tipo, con toda clase de acabados y de todos los tamaños.

Sin duda, no hay reto demasiado “grande” para nosotros. Un buen ejemplo de nuestra capacidad de éxito podría ser la nave industrial desmontable de gran tamaño que hemos levantado en Portugal para Font Salem. Una nave de 9.000 metros cuadrados con finalidades logísticas.

Nave Industrial Desmontable VALL en Font Salem

Gran nave industrial desmontable

Para ilustrar el tamaño del que estamos hablando, se trata de una única sala con un tamaño similar al de un campo de fútbol, casi una hectárea. Además, la altura en su punto más bajo es la de un edificio de 2 plantas.

Debemos tener en cuenta, también, que las naves industriales aprovechan mejor todo el espacio construido. Recordemos que al menos el 15% del espacio construido de las naves industriales de obra no es espacio útil, sólo estructural.

El resultado de este elaborado proyecto es un espacio de trabajo inmenso, con facilidad de almacenamiento y movimiento.

Font Salem

Font Salem es una importante compañía de elaboración, distribución y co-packing de cervezas, refrescos y aguas, con fábricas en Valencia y Portugal. Su planta portuguesa, lugar en el que VALL ha intervenido, es un inmenso edificio de recepción de materia prima, fermentación, guarda, siropería, envasado y almacenamiento.

El trabajo que se lleva a cabo en esta fábrica requiere de condiciones muy específicas de aislamiento, estanqueidad y resistencia sísmica. Todos ellos requerimientos que en VALL tuvimos en cuenta. Levantamos una nave industrial desmontable bien aislada y estancada, con perfiles de acero galvanizado y guía de aluminio, asentada sobre placas de base. Un lugar seguro y agradable de trabajo. Todo ello, como siempre, en unos tiempos óptimos de montaje.

Nave Industrial Desmontable VALL en Font Salem

Espacio útil

De hecho, para optimizar los tiempos de uso de esta gran nave industrial desmontable, en VALL nos comprometimos a realizar el trabajo en 2 fases, dejando en todo momento un espacio útil de trabajo. En la primera fase, se montó una estructura de 60 metros de ancho por 80 de largo. Más adelante, en una segunda fase, se abrió la estructura para sumar el espacio restante hasta alcanzar los 150 metros de largo.

Esta labor de construcción por fases que optimiza los tiempos de productividad de nuestros clientes solo son posibles con naves industriales desmontables. Las estructuras modulares de estas naves permiten ampliar y reducir su espacio interno de manera fácil y rápida.

Por eso, en VALL llevamos décadas apostando por este tipo de construcciones, mejorando acabados, optimizando rendimientos y ampliando posibilidades de uso. Todo ello para crear la mejor solución de espacio posible para nuestros clientes.